Claves para que tu hoja de vida no sea rechazada en un proceso de selección

Tu hoja de vida dará la primera impresión sobre ti y tu perfil profesional a los reclutadores. Encuentra aquí algunas claves para que no sea rechazada en un proceso de selección.

Como es bien sabido, las empresas reciben cientos de hojas de vida para cubrir las posiciones que están ofertando. El curriculum funciona como la carta de presentación inicial para mostrar a cualquier empresa o persona que cuentas con habilidades que te convierten en el mejor candidato para cubrir la vacante laboral.

Aunque existe mucha competencia en el mercado laboral, y no es de extrañar que muchas veces no recibamos respuesta a nuestra candidatura, el hecho de ser rechazado muchas veces puede prender una alarma sobre la redacción de tu hoja de vida.

El reclutador promedio pasa unos tres minutos revisando el currículum de un postulante y 1 de cada 5 rechazará una hoja de vida antes de acabar de leerla. Es importante que tengas en mente las siguientes claves para evitar que tu hoja de vida sea rechazada en un proceso de selección.

Te puede interesar: Sectores que te permiten trabajar desde casa

¿Cómo evitar que tu hoja de vida sea rechazada?

Evita cometer faltas de ortografía y cuida la redacción

Poner atención a las faltas de ortografía y de gramática es clave a la hora de presentar tu hoja de vida. Este tipo de errores refleja una falta de atención a los detalles y un bajo interés por la vacante solicitada.

El uso reiterativo de palabras y frases “cliché” es uno de los principales errores que cometen los aspirantes. De acuerdo con LinkedIn, un aspirante que incluya en su hoja de vida conceptos como “motivado”, “creativo”, “apasionado” o “entusiasta”, nunca logrará destacarse sobre sus competidores, ya que estas no ayudan a describir las habilidades. En su lugar, incluye trabajos anteriores que demuestren con hechos tu gestión.

Utiliza herramientas de internet que te ayuden a identificar errores, revisar tu hoja de vida antes de postularte a cualquier vacante y pídele ayuda a un tercero.

Opta por una hoja de vida sencilla y relevante

Una hoja de vida de una página, máximo dos, será lo ideal para cualquier reclutador. Así, en una sola página, la empresa podrá ver tu experiencia, formación, intereses y otros conocimientos.
Si tienes mucha trayectoria profesional, trata de sintetizar toda la información y elimina aquellas experiencias que no aporten valor a la posición que estás solicitando.

Así mismo, revisa si la información de tu hoja de vida es interesante y actual. Añade aptitudes, habilidades blandas, palabras clave y nuevos conocimientos para darle un valor agregado a tu currículum.

Asegúrate de cumplir con los requisitos

Las ofertas de empleo suelen incluir en su descripción los requisitos que están buscando en los candidatos. Antes de dar “enviar” verifica siempre todas las condiciones y requisitos y si no los cumples, sencillamente busca otras ofertas que se adapten mejor a tu trayectoria.

También puede existir la opción de que las empresas rechacen los candidatos que cumplen con creces los requisitos, pues saben que el trabajo que están ofertando no cumplirá sus objetivos profesionales y abandonará la empresa en poco tiempo.

Entonces, la clave está en inscribirte solo a las ofertas que encajen con tu perfil profesional y a las que sepas que, en caso de ocuparlas, vas a poder resaltar por tu desempeño.

Cuida el formato

Lo más recomendable es enviar la hoja de vida en Word o PDF, pues estos son los programas que facilitan la lectura de documentos. Enviar un documento en otro formato es uno de los factores que más desagrada a un reclutador, pues no podrá abrir el documento fácilmente y la lectura será más complicada.

También es importante tener en cuenta el tipo de letra y tamaño que usas en tu hoja de vida: las más adecuadas siempre serán Arial y Times New Roman, entre los 12 y 14 pts máximo. Cuida los colores, las líneas y las imágenes: entre más sencilla sea la hoja de vida, más fácil será leerla.
Eso sí, haz bastante visibles tus datos de contacto y procura separar con intertítulos cada uno de los espacios que vayas a trabajar.

Redes sociales y tu marca personal

Ten siempre en mente que tus redes también son una hoja de vida. Es clave que tengas cuidado con las publicaciones que haces en cuanto a temas laborales, así como las apreciaciones que puede llegar a hacer sobre ciertos temas.

Te puede interesar: Los mejores trucos y consejos para LinkedIn

Por otro lado, si compartes en tus redes contenido de valor, asegúrate de facilitar links a tu perfil de LinkedIn, Twitter o tu portfolio para que las compañías puedan ampliar información si les interesas.

Debe ser dinámica y enfocada en las funciones

Las hojas de vida se deben adaptar a las ofertas a las que aplicas. Tu perfil laboral y las competencias que mencionas, se deben ajustar de acuerdo con el cargo al que aspiras en determinado momento.

Así mismo, deben estar enfocadas en logros y habilidades. Aunque ser productivo, organizado y un fantástico líder está bien; a las empresas les interesa más ver tus resultados.

Demuestra tu talento con los logros que hayas obtenido en experiencias laborales, ejemplifícalo con números y crea un perfil explícito en enunciar las competencias que se alinean con las funciones del cargo.

Resalta tus soft skills en tu hoja de vida

Las soft skills son aquellas habilidades personales que te permiten desenvolverte mejor en un puesto de trabajo. En este apartado es clave mencionar aquellas actividades que no son formaciones, idiomas o experiencias laborales previas, pero que son fundamentales para una empresa.

En conclusión, aunque no existe una fórmula mágica que logre que tu hoja de vida sea aceptada en todas las vacantes, siempre puedes seguir estas claves para que tu hoja de vida no sea rechazada en un proceso de selección.

Ingresa a Hunty y encontremos juntos el trabajo que quieres.

Comparte este post en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Preguntas Frecuentes

Answer 1