Cómo hablar de tus fortalezas y debilidades en una entrevista

Sabemos que cuando llega el momento de afrontar una entrevista de trabajo, aumenta tu preocupación e interés por dar respuestas directas y concisas para mostrar tu mejor faceta. Además, lo mejor es identificar muy bien tus fortalezas y debilidades.

Para aprender a gestionar la ansiedad e inquietud, debes prepararte con anticipación, evitar improvisar y contestar natural y honestamente. Lo importante es triunfar en tu proceso de selección.

Más allá del valor añadido que ofrece en un proceso de selección, formularte esta pregunta también puede ser de utilidad en el ámbito laboral o académico. Conocerte mejor, con tus puntos positivos y negativos, te permitirá elegir con mayor criterio las tareas para las que estás más capacitado y profundizar en tus debilidades con el fin de mejorarlas.

Tipos de debilidades

Cuando hables de tus puntos débiles, escoge siempre aquellos con menor relevancia para el puesto de trabajo al que aspiras. Comunícate con claridad y con certeza de que estás trabajando en mejorarlas. Los tipos de debilidades son:

  • Cognitivas: falta de creatividad, desinterés, falta de perspectiva, cierre de mente y desgana por aprender.
  • De valor: dejadez, exceso de autocrítica, debilidad, desánimo, cobardía, flaqueza y apatía.
  • Humanas: timidez, falta de empatía, descortesía, falta de sensibilidad, desatención, desorden, antipatía, impaciencia, falsedad, incoherencia, intolerancia, insolencia e imprudencia.
  • Racionales: carencia de liderazgo, miedo por iniciar nuevos retos, incapacidad de delegar tareas, falta de aptitud para asumir responsabilidad e insuficiencia para trabajar en equipo.

 

 

Tipos de fortalezas

Elige aquellas fortalezas que te destaquen como candidato y que estén relacionadas con la descripción del trabajo. Intenta ser humilde y específico con tus respuestas. Trata de agrupar tus puntos fuertes por componentes para que puedas usarlos de la forma adecuada, así como amplificar su valor. Conoce los tipos de fortalezas:

  • Cognitivas: creatividad, entusiasmo, curiosidad, perspectiva, apertura de mente y ganas de aprender.
  • De valor: persistencia, atención al detalle, flexibilidad, versatilidad, resiliencia, motivación, superación, decisión y asertividad.
  • Humanas: inteligencia social, amabilidad, empatía, simpatía, sensibilidad, saber escuchar, paciencia, sinceridad, coherencia, humor, perdón, humildad y prudencia.
  • Racionales: liderazgo, trabajo en equipo, delegación de tareas y aptitud para asumir responsabilidades.

Una vez hayas reconocido tus fortalezas, anímate trabajarlas con el objetivo de potenciarlas, ya que aumentarán tus posibilidades de lograr el puesto que quieres. Es fundamental que identifiques tus fortalezas y debilidades, y que puedas clasificarlas para que entiendas mejor su concepto y te puedas ver reflejado en ellas.

Si estás buscando empleo, recuerda dar lo mejor de ti en tu siguiente entrevista de trabajo o proceso de selección y mostrarte como un valor añadido para la organización. Visita Hunty y encontremos juntos el trabajo que siempre has querido.

Páginas Relacionadas

Comparte este post en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Preguntas Frecuentes

Answer 1